Tipos de calefacción

Tipos de calefacción

Si estás pensando en instalar un sistema de calefacción en tu vivienda, antes de tomar una decisión es importante que conozcas los diferentes tipos de calefacción que hay a tu disposición a día de hoy. Para ayudarte, te vamos a hablar de ellos.

Calefacción eléctrica

Este tipo de calefacción está ganando muchos seguidores en los últimos años, de aquí que cada vez está más presente en hogares como en negocios u oficinas.

La ventaja de este sistema es que los radiadores se pueden poner y quitar sin ningún tipo de obra, lo cual facilita y mucho la instalación.

Este sistema de calefacción no tiene ningún tipo de mantenimiento.

El calor comienza a lanzarse a la habitación donde se encuentre el radiador al instante, no como otros sistemas de calefacción que tardan en calentarse.

Es una manera de calentar una habitación muy segura y sobre todo permite regular la temperatura con un solo botón, lo que hace que el funcionamiento sea muy sencillo.

Dentro de este rango podrás elegir entre emisores térmicos, radiadores de diferentes tipos, calefactores, bomba de calor o suelo radiante.

Calefacción de gas

Es la opción más usada a día de hoy en España. El problema de este sistema es que para disfrutar del mismo hace falta realizar una inversión en instalación, lo cual encarece bastante el gasto final que hay que pagar por este tipo de calefacción.

La ventaja principal de tener calefacción por gas es que da muy buen calor y el coste es bastante económico, incluso en ocasiones puede ser más barato que la propia electricidad.

Los niveles de contaminación son bastante bajos y usa el agua para emitir el calor a los radiadores, los cuales serán los que finalmente lo ofrezcan al exterior.  Es un sistema de calefacción muy efectivo.

Calefacción geotérmica

Es un sistema de calefacción natural, pero que en nuestro país es muy desconocido. La principal ventaja es que es un sistema de calefacción muy barato, aunque la inversión inicial es muy elevada. Este tipo de calefacción se suele usar mucho en los países del norte de Europa.

Calefacción por biomasa

Destaca por estar presente en cada vez más hogares y por ser una fuente de energía renovable. Dentro de esta gama de calefacción podemos usar como combustible la leña, huesos de aceituna, astillas de madera o pellets. Estos últimos están muy de moda en los últimos años.

Dependiendo del tipo de material de combustión que vayas a usar, deberás instalar un tipo de chimenea o caldera.

Calefacción solar

La fuente de energía la consigue a través de los paneles solares. Este tipo de calefacción destaca por ser muy económica, aunque la instalación no es barata. Eso sí, si piensas en el medio ambiente, es la opción más adecuada.

Una vez que tengas todo instalado, el propio sol será el que caliente tu vivienda por lo que te olvidarás de las facturas mensuales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *